“Perfil psicológico” del Emprendedor. “Facebook: La red social”

Nunca me he sentido a gusto teniendo un jefe…” “Siempre me vi más capaz que él…” Estas son las primeras frases que salen de boca de uno de los jóvenes emprendedores con más éxito de Francia: Thomas Rebaud (co-fundador del startup “Meero”), al preguntarle porque había escogido el camino del emprendimiento.

Enseguida pienso en cuantas veces he escuchado a amigos y a personas cercanas a mí, así como, a otros emprendedores decir esto y me pregunto si no es ya, en sí mismo, un buen punto de partida para devenir un emprendedor de éxito.

¿Emprendedor? ¿Qué se necesita para serlo? ¿Todos podemos conseguir emprender? ¿Existe un perfil psicológico del emprendedor? ¿O se trata más del dinero y de una buena red de contactos?

Os propongo como ya es habitual en mis artículos, intentar responder a estas interrogantes partiendo de un referente cinematográfico. “Facebook: La red social”. Película dirigida por David Fincher y protagonizada por Jesse Eisenberg que cuenta la historia de un estudiante de Harvard (Mark Zuckerberg) quién crea una red social que termina convirtiéndose en lo que conocemos hoy como Facebook. Una historia basada en los hechos reales y que os recomiendo si no la habéis visto aún.

¿Qué significa exactamente ser una persona emprendedora?

Según los diferentes autores (Garrido, Ripsas, Longenecker, Schoen…), un emprendedor es aquella persona que al igual que Mark Zuckerberg en la película pone en marcha una iniciativa empresarial ya sea solo u asociado a otros. Es además alguien que asume riesgos sobre todo desde el punto de vista financiero y se ocupa de la dirección de la empresa.

En un inicio el concepto emprendedor estaba asociado a la innovación. En el caso de la película lo vemos muy claro. Facebook ha sido una de las ideas más innovadoras de su tiempo en lo que se refiere al mundo de la informática y de la web. Pero en la actualidad este concepto inicial de emprendedor ha ido más allá y ahora incluye a cualquier persona que pone en marcha un negocio propio.

Según Rebaud: “lo más importante no es lo innovadora que sea la idea sino como es ejecutada …” “Es en la manera en que se ejecuta en lo que se basa el éxito o fracaso de una idea de negocio…

Una actitud emprendedora puede traducirse entonces como una voluntad constante de iniciar y de organizar independientemente de la actividad donde se desarrolle. Una
motivación por la búsqueda de independencia y de consecución de objetivos retadores. De ahí, que no siempre la actividad en la que se emprende es algo que se conoce o se ha estudiado y que sea habitual que los emprendedores tengan varias empresas a lo largo de sus vidas.

¿Qué características definen a un emprendedor?

Según las diferentes definiciones e investigaciones realizadas desde el punto de vista Psicológico y Sociológico, existen determinadas características personológicas que se encuentran presentes en las personas emprendedoras. El locus de control interno, la autoeficacia, la motivación de logro, la capacidad de adaptación, de asumir y soportar riesgos y la proactividad son de las más significativas. Los emprendedores son dinámicos y asertivos, muestran altos niveles de ambición y de la tolerancia a la incertidumbre, así como, mayor estabilidad y control de las emociones.

Suelen gustar de metas desafiantes y de la rápida toma de decisiones. Ven los errores como oportunidades para aprender y para poder utilizar la experiencia obtenida en próximos emprendimientos. Otra característica interesante es que para los emprendedores el significado del trabajo está más relacionado con la búsqueda de independencia y conseguir logros, y menos con la seguridad.

¿Existe entonces un perfil psicológico de “emprendedor”?

Los primeros estudios sobre la estructura de la “personalidad emprendedora” giraban alrededor de intentos de identificar características duraderas, entendiendo estas características de forma unidimensional (perfil psicológico emprendedor, personalidad emprendedora). Actualmente no podemos hablar en sentido estricto de personas con competencias emprendedoras frente a personas que no poseen ninguna capacidad para emprender. La “personalidad emprendedora” es entendida como una dimensión de personalidad, o característica psicológica continua que todo el mundo posee en algún grado.

Esto quiere decir que cuando hablamos de “personas emprendedoras” nos referimos a aquellas que se caracterizan por poseer en un alto grado muchos de los rasgos emprendedores anteriormente mencionados, y cuando nos referimos a las personas “no emprendedoras”, a las que presentan en un bajo grado las características propias del emprendedor. Existen, además, ciertos aspectos del entorno social, como los antecedentes familiares, la experiencia o el aprendizaje previo, el sistema de valores, y las orientaciones sociales, entre otros, que fomentan o inhiben el comportamiento emprendedor.

Emprender no es una tarea fácil. Los emprendedores están expuestos todo el tiempo a cometer errores, al fracaso, a la pérdida de bienes materiales, de prestigio y a la incertidumbre. No obstante, su fuerte confianza en sí mismos y en sus habilidades para llevar a cabo acciones implicadas en la creación y desarrollo de nuevas empresas
(autoeficacia emprendedora), puede ayudarles a salir más rápidamente de una crisis y a no abandonar sus objetivos ante el primer obstáculo.

Un emprendedor es la combinación de visionario, soñador, estratega e identificador de oportunidades.

¿Y tú? ¿Te consideras un emprendedor…?

Miriel Cejas, actriz y psicóloga. Si quieres conocer más sobre ella, visita su página.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s