Monotonía y superioridad deportiva

Siempre que me preguntan a qué tipo de periodismo me gustaría dedicarme en el futuro, mi respuesta es periodismo deportivo. Lo he tenido claro y nunca existía la posibilidad de respuesta múltiple, pero ahora me replanteo si de verdad el periodismo deportivo existente es a lo que me quiero dedicar. El deporte me desvive, pero el trato que se le da en los medios no, ya que a día de hoy es puro negocio y está suponiendo un deterioro impermisible.

Al parecer solo existe un deporte, el fútbol; y dentro de este el masculino, porque la idea de fútbol y del deporte femenino en general, es una idea bastante remota. Este deporte se ha convertido en un monopolio que gobierna siempre los informativos y eso ha llevado a que estemos estancados en una monotonía y en una rueda que no para de dar vueltas llegando siempre al mismo sitio; que seamos títeres manejados siempre por la mismas manos.

Vivimos en un mundo donde es más importante que un jugador se haya ido de vacaciones o haya cambiado su peinado, que el hecho de que se haya ganado una medalla en otro tipo de deporte. De hecho, solo prestamos atención al  resto en la celebración de los Juegos Olímpicos, es decir, cada 4 años, y no se habla de los Campeonatos del Mundo que hay cada año donde los deportistas se esfuerzan, avanzan y consiguen sus mejores marcas. Eso no importa.

Ligado a esto, el deporte femenino no tiene ninguna relevancia hoy día y a la vista está; no presumamos de ser una sociedad igualitaria, justa y tolerante cuando no es así. En las noticias recibe mucho menos tiempo de información que el masculino y cuando se habla de él,  en ocasiones se menosprecia y se mencionan características de la vida personal, belleza, etc. El hombre siempre ha tenido más espacio en los informativos y al hablar de él no faltaban los adjetivos ligados a la fuerza, rapidez, dominación… En cambio, es más importante si una deportista está soltera, casada o tiene mejor o peor tipo que otra  en lugar de la cantidad de medallas que lleva colgadas.

No quiero dedicarme a trabajar donde día tras día se informe de lo mismo, no quiero un mundo donde gobierne solo un único deporte, no quiero la superioridad de Real Madrid y de Fútbol Club Barcelona, quiero que el deporte se valore de forma igualitaria, que seamos capaces de reconocer que tanto el deporte masculino como el femenino tienen la misma importancia y ambos sexos están igual de cualificados, solo hace falta abrir mente y darnos cuenta de que todos somos piezas del mismo puzzle.

Pura monotonía, puro deterioro, puro aburrimiento; en nuestras manos está cambiar esos adjetivos.

Paula Roman (@PaulaRoman7), estudiante de periodismo y gimnasta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s