Nos vamos de vacaciones, ¡empieza la locura!

Hasta que no he tenido un bebé, no entendía muy bien porque los padres se ponían más nerviosos que contentos cuando llegaban las vacaciones. ¡Pero si es momento de descansar y desconectar! Pero claro, error de novata.

Desde que tengo a Sofía (y sólo hace 7 meses que llegó al mundo) cualquier salida de casa se me hace un mundo. Supongo que también es por ser primeriza y demás, pero que agotador es todo el proceso de irse de vacaciones, desde el minuto de pensar donde y cómo hasta el momento de hacer la maleta.

Así que quería traeros unas cuantas recomendaciones de cosas que podéis llevaros y que debéis tener en cuenta para que las vacaciones con ellos mantengan la linea saludable que llevamos durante todo el año, y no sea también motivo de tirar todos los hábitos construidos por la borda.

Lleva siempre snacks saludables

A todos nos ha pasado que hemos ido a playa o piscina y se nos ha ido el santo al cielo con la hora. Momento de merendar o a los peques les entra el hambre antes de tiempo y ¿qué solemos hacer? Tirar de kiosco o chiringuito de playa y de la típica bolsa de patatas (y cerveza para nosotros, no nos engañemos).

No es que hacer esto sea el mal, ni mucho menos, pero si vamos a estar unos cuantos días de vacaciones, es algo que no podemos hacer a diario. Para ello basta con llevar una neverita con sncaks sanos como frutas ya cortadas y colocadas en bolsitas, zanahorias peladas y listas para comer, tupper con sandía, melón, incluso algún sandwich saludable  si prevemos que la merienda va a ser fuera de casa casi seguro.

Ademas, vamos a optar siempre por el agua o la leche, apartando zumos de caja que están llenos de azucares y aditivos.

Mantén los hábitos alimenticios

Buffet libre de hotel durante una semana. Y hola a los huevos fritos diarios, al bacon, a las pizzas, a las patatas fritas, al pollo empanado… Y adiós a los buenos hábitos que tanto nos cuesta coger.

Di no a lo fácil y sigue comiendo bien en este tiempo. No es que no puedas acercarte al mostrador de fritos, pero hazlo solo una vez o dos durante esa semana y el resto intenta elegir las opciones más saludables. SIEMPRE LAS HAY.

Si ellos te ven comer fritura, no les pidas que se coman el brócoli al vapor con una sonrisa. Estos habitos son para todos, no sólo para ellos.

PlayaNiños2

Protección allá donde vayas

Da igual si tu destino es playa, montaña o ciudad. Ojo con el sol, siempre. Y más cuando se trata de la piel de los más pequeños. Compra una crema de protección solar adaptada a su edad y necesidades (no, no todas son iguales y no sólo hay que fijarse en el factor 50+) y llévala siempre en el bolso.

Tampoco te fies del cartel de “resistente al agua” y cada vez que salgan de ella vuelve a aplicársela. Recuerda también evitar que se expongan directamente al sol por mucho tiempo, y nunca si son bebés menores de 6 meses de edad.

Os dejo el enlace de un post en el que Eve, de Mama Sin Red, os explica de manera impecable, la diferencia de las protecciones solares para que no os queden dudas:

https://mamasinred.blogspot.com.es/2017/05/crema-solar-embarazo-y-bebes.html

Sombrilla o tienda a la playa

Suele ser el destino más típico para estas fechas. Nosotros no somos muy fans de la sombrilla, yo le tengo un poco de manía, pero hemos comprado una Quechua para protegernos del sol. Para nosotros por la peque es más cómodo, muy fácil de instalar y doblar y no ocupa nada.

Pero lo importante siempre es que tengáis sombra. Para jugar bajo ella, para dormir si lo necesitan, para evitarles lo que hemos comentado de la exposición directa al sol. Ya les da de lleno cuando los tenemos chapoteando en el agua.

Agua, agua y más agua

No solo la del mar o la de la piscina. Debemos mantenernos bien hidratados siempre, más aún cuando pasamos muchas horas al sol y con el calor sofocante que caracteriza a estos meses de verano.

Tanto ellos como nosotros no debemos esperar a tener sed para beber agua. Ofrécesela de vez en cuando aunque no te la pida, la sed ya es el primer síntoma de deshidratación del cuerpo. Y haz lo mismo tú. Recuerda que ellos hacen lo que ven, demuestra que tú también sigues esos hábitos saludables que quieres inculcarles.

Evita las horas puntas

Si es posible evita las horas de más calor. Te ahorrarás sustos como insolaciones, cortes de digestión y un sinfín de cosas que sólo pueden estropearos la escapada. Siempre hay otros planes que podéis hacer  a esas horas y otras maneras de disfrutar las vacaciones.

No olvides la actividad física

Cuando son niños no suele haber problema, son ellos mismos los que no paran quietos ni un segundo. Pero involucrarse en sus actividades hará que además disfrutemos y exprimamos mas el tiempo en familia.

Juguemos más y mejor. A más juegos que impliquen moverse, correr, saltar, ir detrás de una pelota, darle a unas palas… En fin, más juegos que impliquen que los niños sean niños, no muñecos frente a un movil o una tablet.

Y disfruta

¡Lo que puedas y lo que te dejen!

Sonríe, sobran motivos.

PlayaNiños3

Marta Rivas (@martarivasrius), autora del canal de YouTube martarivasrius, sobre vida sana y maternidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s