Saltar al contenido

Remedios naturales para aliviar y tratar la tos

La tos no sólo dificulta la respiración y a veces incluso provoca picores en la zona afectada, sino que cuando tosemos también puede afectar a nuestra capacidad de concentración, de comunicación con los demás o de realizar tareas.

En este artículo, presentaremos algunos remedios naturales muy útiles para aliviar y tratar la tos y daremos instrucciones sobre cómo utilizarlos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos remedios no sustituyen a la intervención médica y que, si la irritación de la garganta le afecta, debe acudir al médico (entre otras cosas, para ver si es un síntoma de una enfermedad grave).

Remedios naturales para calmar y tratar la tos

Estos productos se pueden utilizar en tu vida diaria para hacer frente a la tos cuando te molesta. Sin embargo, hay que añadir que la tos no es algo malo en sí mismo, sino para reducir las enfermedades respiratorias que provocan esta reacción en el organismo.

Esto se debe a que la tos es el resultado del sistema nervioso autónomo, que es el responsable de la respuesta automática e involuntaria que el cuerpo necesita, en este caso para enviar señales a varios grupos musculares para expulsar el aire a gran velocidad por la nariz y la boca en un intento de despejar los conductos obstruidos.

La tos es una de las experiencias más desagradables asociadas a la enfermedad en general o a la irritación de la garganta en particular.

Por eso, cuando hablamos de aliviar la tos, se trata de encontrar un equilibrio entre mantener la garganta sana y permitir que la tos ocasional nos ayude a respirar. Estos remedios naturales suelen actuar sobre la parte inflamada de las vías respiratorias, para que no tengas que toser tan a menudo.

Unas cucharadas de miel

Consume dos cucharadas de miel para que esta sustancia extraiga la mucosidad que se haya acumulado en tu garganta. La consistencia de este producto hace que muchas de las cosas que se pegan a tu cuerpo bajen a la zona del estómago después de pegarse a la miel y sean arrastradas. Este es uno de los remedios naturales para la tos más útiles porque se basa en un producto fácilmente disponible.

Es muy fácil de usar y es la gota nasal salina más eficaz

La tos suele ser el resultado de una acumulación de mucosidad en la nariz que baja por la garganta. Por ello, cuando la nariz está obstruida, lo mejor es intervenir con esta sustancia.

Para ello, es muy útil una mezcla de sal y agua que se puede adquirir en las farmacias y que se vende en forma de gotas nasales. Túmbese boca arriba, ponga unas gotas en la nariz, espere a que la mucosidad se licúe y luego suene la nariz. Esta agua salada también bajará por la garganta y ayudará a disolver la mucosidad que se acumula en esta zona.

Agua

Incluso algo tan simple como beber agua regularmente puede ayudar a aliviar la tos. Esto se debe a que cuando hay agua en el cuerpo, es más fácil deshacerse de la mucosidad porque está diluida por las sustancias que el cuerpo produce naturalmente.

Té de jengibre

El jengibre tiene muchas propiedades que no lo convierten en una cura, pero sí en uno de los mejores remedios naturales para la tos. Para preparar este té, corta una docena de rodajas finas de jengibre y ponlas en una olla con cuatro tazas de agua. Lleva la mezcla a ebullición durante un cuarto de hora. Finalmente, cuela la olla y añade unas cucharaditas de miel cada vez que bebas este té de jengibre.

Cebollas

Las cebollas tienen propiedades antitusivas que puedes utilizar cuando te encuentres acosado por la tos. Simplemente corta media docena de rodajas y acerca tu cara para inhalar el aire (y respira por la nariz si es posible).

Humidificador

Como ya hemos visto, el agua sirve para diluir el exceso de mucosidad. Sin embargo, también puedes utilizar este efecto además de la bebida. Si utilizas un humidificador para cuidar la humedad, el vapor del aire siempre realizará esta tarea. Esto es especialmente importante si utiliza un aire acondicionado, ya que estos aparatos tienden a secar el aire. Sin embargo, evítalos si sufres de asma, ya que esto puede dificultar tu respiración.

Baños de agua caliente

Si quiere obtener todos los beneficios del aire humidificado, tome un baño de agua caliente. Al salir, puede comprobar que el resfriado ha desaparecido en cuestión de minutos.

Chocolate negro

Coma unos trozos de chocolate negro con un contenido de 95-99% de cacao. Este producto natural contiene teobromina, un metabolito que inhibe esta respuesta del sistema nervioso.

Té de tomillo

Otro remedio natural que puedes utilizar es el té de tomillo. Basta con añadir unas cucharadas de hojas de tomillo machacadas al agua, hervir durante 20 minutos, colar y añadir un poco de miel.

Vapor de eucalipto

Esta es otra solución sencilla para la tos y el dolor de garganta: añade unas cuantas hojas de eucalipto a un recipiente con agua muy caliente, cúbrete la cabeza con una toalla, inhala el vapor y date tiempo para respirar normalmente entre cada exposición al vapor.